Con el paso de los años, la piel va perdiendo su luminosidad, flexibilidad y capacidad regeneradora. Aunque todavía no existe una máquina del tiempo que frene o retrase la aparición de las arrugas y otras evidencias, existen varias rutinas, tratamientos y cosméticos que pueden ayudarte a prevenir y reducir estos síntomas. ¡Descubre todos los secretos para cuidar las pieles maduras a continuación!

¿Qué es una piel madura?

A partir de una cierta edad, nuestra piel empieza a experimentar ciertos cambios internos: el metabolismo de las células se ralentiza, disminuye la síntesis de colágeno, se reduce la vascularización y las secreciones sudoríparas y sebáceas…  Además, la acción de otros factores externos como los hábitos de vida, el entorno, la contaminación… empiezan a notarse más. Todo esto provoca que empiecen a aparecer los síntomas del envejecimiento, como:

  • Arrugas y manchas: los surcos de las arrugas empiezan a marcarse más y aparecen manchas por alteraciones en la pigmentación.
  • Flacidez: el rostro empieza a perder firmeza y a descolgarse más.
  • Deshidratación y sequedad: la piel se vuelve más fina y delicada y se seca mucho más.
  • Piel apagada: la piel pierde luminosidad y se ve más opaca.

La edad a partir de la que empieza a ocurrir todo esto varía de una persona a otra, pero normalmente se empieza a considerar una piel como madura a partir de los 35 años.

Cuidados para pieles maduras

Si quieres prevenir y ralentizar la aparición de estos signos de la edad, existen una serie de cuidados específicos que puedes aplicar en tu día a día:

Limpieza suave

La limpieza del rostro es una rutina fundamental a cualquier edad, pero en si tu piel es madura tendrás que evitar que sea muy agresiva y utilizar productos que dejen tu piel hidratada.

Hidratación máxima

Es de vital importancia que hidrates tu piel tanto de día como de noche con cremas específicas.

Protección solar

Es la causa número 1 en la aparición de manchas solares y arrugas, por eso es fundamental que utilices protección solar alta en cara, cuello y escote.

Exfoliación

Exfoliar es fundamental para retirar las células muertas, una capa que se hace más gruesa con los años y otorga un toco opaco al rostro. Una exfoliación de vez en cuando ayuda a renovar la piel y que se vea más luminosa.

Cosmética y tratamientos específicos

Una piel madura necesita que la cuiden con productos especialmente creados para ellas, con ingredientes como la vitamina C, el colágeno, el retinol o el ácido hialurónico. Además, se deben empezar a incluir en la rutina de belleza cosméticos más concentrados, como los sérums, y productos enfocados a cuidar para zonas especialmente sensibles como el contorno de ojos.

También son de gran ayuda los tratamientos para el rostro, como la crioterapia facial antiedad, que oxigena e ilumina la piel, o la maderoterapia facial, que ayuda a reafirmar y combatir la flacidez.

Hábitos de vida

Los malos hábitos como el tabaco, el alcohol o el sedentarismo provocan envejecimiento prematuro, así que, si todavía no lo haces, apúntate a una vida más sana y activa y tu piel lo agradecerá.

Recuerda que en Centros Bajocero tenemos todo tipo de tratamientos y cosméticos antiaging para cuidar las pieles maduras. ¡Visítanos y descubre nuestra carta de productos y servicios!

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar