¿Cómo afecta el frío a nuestro cabello?

El invierno trae consigo la bajada de las temperaturas, la lluvia, el viento, el frío… El tiempo cambia y nuestro cabello también. ¡Pero eso no es excusa para no cuidarlo!

Si estás siguiendo un cronograma capilar, no lo dejes de lado: quizás necesites incluir otro tipo de productos en tu programa de cuidados capilares y darle un extra de mimos.

¿Has notado algún cambio en tu cabello desde la llegada del invierno? Si es así, ¡no te preocupes! Es totalmente normal. Desde Centros Bajocero te explicamos más sobre los cambios que el frío trae a tu cabello. ¡Sigue leyendo!

Así sufre el cabello durante el invierno

El frío tiene un efecto vasoconstrictor sobre el cuero cabelludo, haciendo que las glándulas sebáceas no trabajen como deberían.

Por ello, el cabello no genera los aceites naturales que necesita para mantenerse lubricado e hidratado, por lo que puede sentirse más débil e incluso quebradizo.

Además, la humedad es la principal causante del encrespamiento o frizz, y la utilización de herramientas de calor como el secador, la plancha o las tenacillas pueden hacer que se vuelva más seco e incluso romperse.

Qué hacer para proteger el cabello durante la época de frío

Utiliza productos naturales

Evita los productos que contengan químicos agresivos como los sulfatos y las siliconas y opta por aquellos formulados con ingredientes naturales, como la línea MEDICABEL, que ayuda a cuidar y a estimular el cuero cabelludo, fortaleciéndolo y manteniéndolo hidratado y nutrido.

Prueba la crioterapia capilar

Con esta terapia natural y no invasiva, conseguirás lucir un cabello totalmente revitalizado y un cuero cabelludo libre de alteraciones.

La crioterapia capilar es la solución perfecta si tienes exceso de grasa, picor o enrojecimiento provocados por el frío del invierno. En centros Bajocero somos expertos en este tratamiento, en el que utilizamos los contrastes de frío-calor para potenciar el crecimiento, controlar la caída, tratar problemas de sensibilidad y picor… ¡Sin duda, debes probarla!

Cuida lo que comes

La alimentación es la base de un cabello sano. Incluye en tu dieta alimentos ricos en vitaminas C, E, F y zinc, hierro y vitaminas del tipo B. Además, introduce grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra, legumbres y verduras de hoja verde.

¿Vas a aplicar estos consejos a tu rutina capilar? Si notas que el frío está afectando a tu cabello y no sabes por dónde empezar, te recomendamos acudir a tu centro Bajocero más cercano y dejar que nuestros expertos te asesoren. ¡Contacta con nosotros!